Blogia
pandeoro

Qana - de nuevo

Qana - de nuevo

No es sólo por el horror de Qana (de nuevo en Qana, como hace diez años). Aunque en este momento sí es principalmente por el horror de Qana. Pero también por tanto horror acumulado. Esa colmatación, esa saturación, que a todos nos coloca ya en un margen de insensibilidad, como se suele decir, que nos protege. ¿De nuestra impotencia? ¿De nuestra indiferencia? ¿De nuestra cómoda conciencia? ¿De nuestra inutilidad?

El otro día leía un brillante artículo del siempre lúcido y sabio Ignacio Ramonet acerca de los parámetros a considerar en el tablero de ajedrez de Oriente Próximo, de las piezas que pueden estar moviéndose en esta guerra de ahora mismo. Reconozco que he vuelto a buscar ese artículo, pero he sido incapaz de hallarlo entre mis papeles. No importa. Mientras lo leía el otro día -Qana, la de esta ocasión, aún no había sido- me asaltaba un esquizofrenía que oponía el discurso del conocimiento al atragantamiento de tantas imágenes de bombardeos, de gente huyendo, de gente muriendo. Más de nuevo. Otra vez. ¿De qué les ha servido a los niños de Qana y a sus madres nuestros análisis, nuestro esfuerzo por conocer y comprender, por poner uno detrás de otro los condicionantes de los conflictos, por adivinar soluciones? No hay solución sin voluntad de ella. Primero hay que querer. Y una vez más, nadie parece tener la voluntad. Sí el poder, sólo el poder.

 * Internet está llena de imágenes como ésta y de textos sobre lo ocurrido, ¿y...?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Luisa -

Es ese contundente "no podemos hacer nada" el que normalmente me acongoja y siempre, tozudamente, surge la duda al respecto, llega el rún-rún de la "basurilla", que como decía Mafalda, se te queda en el estómago.
Gracias, Magda, por visitar el blog.

Magda -

Veia en el periódico la imagen de un cuadro adonde la parte izquierda estaban las banderas de los países que no están de acuerdo con esta guerra tan amarga y triste, y del lado derecho los mpaíses que sí. Todo el mundo estaba en la parte izquierda, en la derecha solo Inglaterra y USA. Creo que esto lo dice todo, esos "¿y...? que todos nos preguntamos tienen, quizá, una respuesta: el mundo hace lo que dice su dueño, los demás no podemos hacer nada. Es terrible.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres