Blogia
pandeoro

Poetizando - 33: La ley del tiempo

Poetizando - 33: La ley del tiempo

 

 

                   Fernando, que siempre sabe lo que hay que decir, me regala este hermoso poema, que me quedo, claro. Tomo prestada además esta fotografía de Miguel Angel Latorre, porque las imágenes de Miguel Angel siempre se entienden muy bien con las palabras de Fernando, y porque lo que cuenta me recuerda el paisaje del que disfrutamos durante un tiempo y al que sigo amando mucho por varias razones.



 

 

Aunque todo lo que tenemos es quebradizo

y anda sujeto a la ley perecedera del tiempo,

no hay rincón en nuestra casa

que no posea el pequeño murmullo de la dicha.

Conclave de luz,

se cierne la noche con su velo

y un aroma a flores silvestres nos delata,

las huellas del amor y del deseo

recorren nuestro cuarto

y entregados al silencio contenido

en el cuerpo a cuerpo

no hay mejor caricia

que las que mis manos y las tuyas se prodigan.

¿Cuánto tiempo nos regalará la vida?

Quizás sólo el mañana,

una aurora plena y elevada

en el vuelo blanquecino de palomas.

Pero mientras tanto el ángaro perfecto

sigue quemando todas las soledades

que la ciudad nos ofrece.

Por si acaso,

ten siempre el corazón dispuesto,

para llegar a mi.

Sólo con tu ternura basta.


 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

Luisa -

Supongo que por y gracias a "ahoras" como los del poema vivimos, Ybris. Besos también para ti, de nuevo.

Ybris -

Quizás la vida nos depare sólo el mañana.
Con el hoy de este poema nada de la vida se habrá perdido.

Besos, Luisa.

Luisa -

Pues ya tienes razón, Inde. Copio a continuación el poema al que te refieres, para que se vea. Un beso, reina.


Barco quieto



No te vayas, te lo pido,
de esta casa nuestra
dónde hemos vivido.
Qué nostalgia te puedo llevar
si de la ventana
no vemos el mar
y afuera llora la ciudad
tanta soledad.

Todo pasa, todo cansa
y uno se arrepiente
de estar en su casa
y de pronto se asoma
a un rincón
a mirar con lástima su corazón
y afuera llora la ciudad
tanta soledad.

No te vayas, quédate
que ya estamos
de vuelta de todo
y esta casa es nuestro
modo de ser.
Tantas charlas, tanta vida,
tantas noches con olor a comida
con una eternidad familiar
en un solo día no puede cambiar
y afuera llora la ciudad
tanta soledad.

Estos muros, estas puertas
no son de mentiras,
son el alma nuestra.
Barco quieto, morada interior
que vivimos lo hicimos
igual que el amor.
Y afuera llora la ciudad
tanta soledad.

No te vayas, quédate
que ya estamos
de vuelta de todo
y esta casa es nuestro
modo de ser.

inde -

Es como "Barco quieto" de María Elena Walsh, pero ése era triste porque hablaba de un abandono, mientras que éste celebra la dicha: una gozada.

Luisa -

Es una gran fortuna.

Magda -

Así lo percibí, Luisa, a ello me refería con "el significado de sus palabras es más que eso" ;)

Luisa -

Las casas saben muchas cosas y cuentas también muchas cosas... Hemos cambiado muchas veces de casa, pero creo que sin embargo siempre hemos estado en la misma... Cuando pienso en ellas son todas como parte de algo, seguramente son nosotros mismos, sin más.
Otro beso para ti, guapa.
P.D. ¿No te has ido?

Luisa -

Muy bien traído ese bolero, Magda: exactamente así es la impresión. El poema de Fernando también a mi me parece muy bello, pero no sólo formalmente, más bien por otras muchas cosas más :)

Luisa -

No sabes cómo agradezco y valoro el comentario, Miguel Angel. Pero de ese milagro de emociones -poema e imágen en rima- sois responsables tú y Fernando. Así que gracias a vosotros.

lamima -

"..no hay rincón en nuestra casa que no posea el pequeño murmullo de la dicha" que tesoro poder decir eso.
Y que tesoro sentirlo.
Precioso el conjunto Luisa.
Besazos.

Magda -

Vaya lugar hermosísisisisimooo el de la fotografía, Luisa. Cómo dice un bolero: "El mar y el cielo parece que se juntan, y en la distancia parece que se unen...".

Del poema... ¿qué decir? bastaría con decir "bello", pero el significado de sus palabras es más que eso.

Un abrazo para ti

malatorre miguel angel -

Camino de Ïsin sobre cuatro gomas y con Guara al fondo mi admiraciön nuevamente por todo el amor que nos enseñais. Besos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres