Blogia
pandeoro

El retablo mayor de Tauste (I)

El retablo mayor de Tauste (I)

 

 

             Inde, taustana de pro, colgó el otro día en su blog un post acerca de la buena salud de la que goza la afamada torre mudejar de la iglesia parroquial de su pueblo cincovillés de Tauste. Al hilo de dicho post surgieron una serie de comentarios en los que varios nos acordamos de la famosa y denominada "rueda de Santa Catalina" del retablo mayor de dicha iglesia, que no es sino un cubo giratorio donde se colocaba el expositor eucarístico y que cuenta en sus otras caras con relieves escultóricos de escenas religiosas.

             En los años ochenta y noventa un grupo de cinco amigos nos dedicamos con ahínco y entusiasmo a investigar la escultura aragonesa del siglo XVI. Un tema hermoso y por aquel entonces un tanto enrevesado. Quizás algún día prosigamos. Iniciamos entonces nuestros trabajos con cinco tesinas, precedidas todas finalmente por una voluminosa introducción general. Los temas de esas cinco tesinas fueron sabia y atinadamente elegidos por Gonzalo Borrás e Isabel Alvaro, y uno de ellos era precisamente este retablo mayor de la iglesia parroquial de Tauste, que le correspondió a Fernando Sarría.

             Un resumen de ese trabajo de Fernando se redactó posteriormente para una publicación local. Con su permiso lo traigo aquí ahora, dedicado a Inde, aunque lo pongo por partes, para no abrumar:

 

 

             El 22 de noviembre de 1520 los Justicias Jurados, Concejo y Universidad de la villa de Tauste encargan a los imagineros Gil de Morlanes -hijo- y Gabriel Joli, mediante capitulación notarial certificada por García Sallent, la realización del retablo mayor de la iglesia de Santa María de Tauste. Según consta en el documento de finiquito, corroborado el 7 de junio de 1524, el importe de los trabajos que se acordó fue de 17.600 sueldos jaqueses. 

             Gil de Morlanes y el francés Gabriel Joli habían establecido el 9 de febrero de 1520 un contrato de sociedad, por cuatro años, según el cual se comprometían a trabajar a medias todas las obras de imaginería, mazonería o cualquier otra obra en piedra, alabastro o madera que a cualquiera de los dos les ofrecieran el reino de Aragón . En principio era una alianza perfecta entre un taller poderoso y de sólida economía, como el de Gil de Morlanes, pero falto de un imaginero de calidad, y otro, el de Joli, magnífico escultor, todavía de pequeñas dimensiones y posiblemente de reciente constitución, tras el muy probable paso del imaginero francés por el taller de Damián Forment . De hecho, en menos de un año la compañía había conseguido dos importantisimos trabajos: este de Tauste, y el retablo de la capilla de Santiago en La Seo de Zaragoza, propiedad de María de Alagón, capitulado el 7 de mayo de 1520 .

          El concejo de Tauste debió imponer la autoría de Gabriel Joli para toda la imaginería del retablo, quedándose encargado Morlanes de su mazonería. Sin embargo aparecieron problemas entre ambos artistas que dificultaron el proceso de ejecución del retablo mayor de Tauste. Estas desavenencias, cuya naturaleza desconocemos, desembocaron finalmente en la cancelación del contrato de sociedad el 26 de abril de 1521, según figura a pie de página del mismo texto contractual. La ruptura en principio no afectaba a las obras contratadas antes de la misma, aunque Joli se negó a ejecutar la totalidad de las imágenes del retablo mayor de Tauste. Por ello, Morlanes buscó a otro escultor, Juan de Salas, con quien el 25 de abril ya había firmado una capitulación y concordia de la que fueron testigos los imagineros Juan de Moreto y Martín de Jaurégui .

            Morlanes indica que intentará convencer a "los de Tauste" para que acepten que Salas se encargue de la mitad de las imágenes. Salas, por su parte, se compromete a hacerlas tan buenas como la mitad restante, que sería ejecutada por Joli. El pago a su trabajo serán 120 ducados de oro, quedando en manos de Moreto y el pintor Antón de Aniano otros cinco ducados, por si los mereciese al acabar la obra. Salas dispondría del taller de Morlanes y sus instalaciones para trabajar. También se incluye, entre otras cláusulas, que Morlanes podría hacer algunas imágenes, si quisiese, y que en ese caso se le descontaría su precio a Salas.

            Finalmente, pues, el retablo mayor de Tauste se llevó a cabo concluyéndose como muy tarde en 1524, ya que existe, como indicamos, el finiquito firmado el 7 de junio de ese año entre las partes implicadas y por un total de 970 sueldos, en cumplimiento de los 17.600 que en total costó la obra.

            Solamente conocemos tres pagos intermedios realizados a los artistas por parte del concejo de Tauste: uno de 2.000 sueldos (19 de mayo de 1521), otro de 190 libras (1 de agosto de 1521), y un tercero de 2.000 sueldos (1 de octubre de 1521) .

             Pocas veces nos encontramos con obras sobre las que se conserven tantas pruebas documentales como ésta del retablo mayor de Tauste, y con tal cantidad de indicios para la investigación contenidos en los textos. Estos y el análisis estilístico del retablo nos han hecho establecer la distribución de autorías que más adelante detallamos, y que en resumen atribuiria a Gil Morlanes la mazonería del retablo y algún grupo escultórico, y a Gabriel Joli y Juan de Salas la imaginería en su práctica totalidad.

           El 9 de agosto de 1525 Juan de Moreto otorga a Morlanes un albarán por valor de 1.000 sueldos que había recibido de éste "por vistiar" y "para acabar" el retablo de Tauste . La redacción de este documento es muy confusa, pero lo más lógico es deducir que Moreto había desempeñado la labor de arbitraje del retablo por parte de Morlanes, y que en todo caso tuvo que llevar a cabo algún pequeño trabajo final que exigieran los encargantes para dar por concluída definitivamente la relación contractual.

            No tardó mucho el retablo en sufrir algún percance, ya que en la visita pastoral realizada por el visitador general don Mateo Caballero, durante el arzobispado de don Fadrique de Portugal (1532-1539), se ordena reparar la imagen de Nuestra Señora y del Jesús .

             Sabemos también que el retablo tuvo puertas, que se mandaban pintar en la visita pastoral girada por don Hernando de Aragón en septiembre de 1543, y de nuevo en 1544. El arzobispo, como es notorio, destacado mecenas del renacimiento aragonés, apreció la calidad de la obra del retablo mayor de Tauste e instó a su buena conservación .

            Por último, hay que citar las reparaciones, limpiezas y barnizados realizados en el retablo por la empresa "Arte Sacro Navarro" en 1966 y 1967, y que han contribuído al aspecto actual del mismo. Entre lo llevado a cabo destaca la colocación, en el lugar que antes ocupaba el sagrario barroco, del grupo de la Resurrección, y de los profetas exentos Isaías y Daniel, sobre sus correspondientes dobles columnas. Igualmente realizaron la nueva hornacina y el panel decorado sobre ella.




*El dibujo corresponde a una de las decoraciones del banco del retablo mayor de Tauste.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

21 comentarios

Literatúrame! -

El retablo Mayor de Tauste de Luisa Miñana y Fernando Sarría disponible en eBook, libro digital en formato epub en Litaratúrame!

https://literaturame.net/libro/el-retablo-mayor-de-tauste

Luisa -

Me voy a tu blog a verlo.

pasapues -

Una pena que los de letras esteis tan ocupados quitandole el polvo a los santos. Tubimos el otro dia un taller de usabilidad medieval que os hubiera gustado.

Luisa -

Gracias, gracias, por pasarlo bien con estas cosillas que ponemos en esta red algunos.
Después de algunas "urgencias" que ha habido que cubrir estos días, subo lo que sigue de Tauste enseguida. Besitos.

Marisa -

Aunque tarde, aquí me tienes: relamiéndome de gusto y esperando lo siguiente.
Besitos

Luisa -

La torre es fabulosa. Un joyeta, desde luego. Como el retablo, sin dudarlo. Tenemos cosas tan excelentes que a menudo valoramos tan poquico.
Gracias por tu aprecio del trabajo hecho.
Besote.

ana a. -

Durante muchos años iba habitualmente a las Cinco Villas. Pasaba por Tauste y la visión de su torre desde lejos me decía que enseguida llegábamos al destino. Siempre fue un mástil, una referencia. Precioso trabajo el que habéis hecho. Besicos.

Luisa -

Inde, no podremos esos días...¡mecachís! Nos vamos un poco al mar. Yo es que tengo ese vicio... Necesito verlo de vez en cuando. Te decía antes que Paspués me ha contado que estaban hablando de preparar la quedada de Tauste en bloguellón del día 25... Concretamos pues, si vamos todos a ese bloguellón, y sino nos hablamos. Pero lo de Tauste lo hacemos.

inde -

Tienes razón en lo de los escultores del XVI por estos pagos: yo también pienso que se alcanzó un nivelazo difícil de igualar. Mirad los retablos mayores de cualquier lugar: desde el de el Pilar o el de la catedral de Huesca, ambos de Forment, hasta el de pequeños pueblos como Aniñón (también de Joli y que es un vicio acariciar, porque la madera está en su color)...
Disfrutaremos en Tauste. ¿QUé os parece el sábado 27 o domingo 28? Fernando aún no me ha dicho nada... me voy a pasar ahora mismo por su blog.

Luisa -

Espero no aburriros, Ybris, con estos textos. Pero me parecen hasta bonitos, hoy en día.
Gracias por tu apreciación del esfuerzo. Y es verdad que el arte aragonés está siempre falto de consideración (como muchas otras cosas en esta tierra). Pero algunas de sus manifestaciones te aseguro que no tienen parangón.
Un besote.

Luisa -

¡Buenooo! Si yo ya digo que nos acabamos encontrando todos... Inde. Me alegra un montón que te acuerdes de "aquellos cinco" (parecemos los de E. Blynton, aunque nuestras fiambreras no eran tan sofisticadas ni abundantes).
Fueron tiempos de mucha ilusión en el trabajo, la verdad, y sobre todo al principio poder poner de momento en su sitio tantas cosas era muy emocionante. Siempre he creído que los mejores escultores aragoneses de ese periodo son de lo más selecto del arte de este país en toda su historia (y no porque nos tocara estudiarlos a nosotros, de verdad).
REcuerdo bien aquel Coloquio de Alcañiz (y a Rosalía, llevándonos a todos como un reloj). Hubo muchas aportaciones muy interesantes, y la verdad es que se montó sobre el tema del XVI debido a todos los trabajos que habíamos hecho. Fue un honor y un privilegio.
Paspues me dice que en el próximo Blogellón (día 25) se va a organizar otro pero en Tauste... ¡así que ya tenemos el sarao medio montao!

Luisa -

Gracias igualmente a ti, María Manuela, por tu visita. Yo también me voy a pasear por tu página.
No sé si potente... se hace lo que se puede, aunque se hace con ganas.
Lo de junto a Fernando viene ya de antiguo y siempre le digo que tiene que ser por lo menos para otros cincuenta años (¡). Besos.

Ybris -

Encomiable esfuerzo el vuestro por colocar el arte aragonés a la altura que se merece.
Se ve que nos os falta entusiasmo.

Besos.

inde -

Gracias, Luisaaaa! Yo también estudié historia del arte, y fui alumna de "la Álvaro" y de Borrás, y de toda la peña, claro. Supe pronto de vuestros trabajos y tengo el libro de las mazonerías, el primer congreso del departamento al que asistí fue el que se celebró en Alcañiz sobre arte del XVI... Pero para mí erais un equipo del que retuve sólo unos nombres; el de Fernando, claro, porque estudió el retablo de Tauste; el de Rosalía, porque daba mucha guerra... y algún otro. Siento decir que no recordaba el tuyo. Ya lo siento, ya...
El trabajo de Fernando que reproduces es magnífico; y todo lo que conozco de vuestras aportaciones, también. ¡Claro que contribuisteis a "desenmarañar cosas"! Creo que una iniciativa tan potente como la vuestra no se ha vuelto a dar en ese heterogéneo departamento, y es una pena, lo mismo que la falta de una publicación conjunta (¡casi enciclopédica!) de toda vuestra labor.
En fin, escribiría ahora tantas cosas que ya no sería un comentario, sería una barbaridad. Así que reitero las gracias y también la invitación a Tauste con Pasapues a ver la famosa "Rueda". Puede ser una bonita excursión. ¿Os animais? Fijamos fecha, y adelante!

María Manuela -

Es un palcer tu visita y tu comentario. Encantada y sorprendida me hallo de haberte encontrado junto al amigo Fernando. Te leeré, que así a primera vista de veo fuerte y potente, ya decía yo que pandeoro no me resultaba extraña. Muchos besos.

Luisa -

Inma, la afición al conocimiento de la historia es una de mis debilidades. Me gusta mucho. Y la historia del arte también. Se aprende mucho igualmente del presente. Lo de los retablos de nuestros pueblos es todo un mundo.
Y sí, nos los pasamos bien, la verdad, pero trabajamos mucho también. Fue genial.
Un beso.

Luisa -

Esa publicación, Magda, es la que queda pendiente. Aunque parezca increíble. Sé que otros que han podido acceder lógicamente a ellas han recogido cosas. Y nosotros pudimos ir haciendo publicaciones en revistas. Sí salió un libro importante todo sobre las mazonerías (las arquitecturas) de los retablos. Y entre todo lo que se hizo algo cambiamos el panorama de los estudios dedicados al renacimiento en Aragón. Eso nos quedó.
Un beso.

Luisa -

Antes he intentado, Fernando, por ¡cuatro! veces subir un comentario y nada ... ¡a veces Blogia!
Te decía que alguna cosa conseguimos y que el tiempo quizás nos hace valorarlo más. También lo pasamos muy bien, viajamos por Aragón y otros espacios, y una vez pasado el tiempo del bocata y la fiambrera, descubrimos muy buenos rincones de la restauración aragonesa. Fueron buenos tiempos. Ya sabes.

lamima -

Que "encomienda" tan bonita esa de investigar el pasado. Lo pasasteis bien ¿eh?..
Me has dejado interesada, seguiré la "serie".
Un besazo.

Magda -

Que importante trabajo realizaron, Luisa. Ojalá que estas tesinas pudieran publicarse como un libro, sería estupendo.

Fernando -

La realidad de los años que pasan queda reflejado en esto..cuantas ilusiones y trabajos!..por lo menos conseguimos desmarañar algunas cosas...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres