Blogia
pandeoro

Poetizando - 30: Nubes y ojos abiertos

Poetizando - 30: Nubes y ojos abiertos

 

 

 

Cuando tú te duermes tengo

que atravesar un verde campo imperecedero

donde resuena el mar de antaño y la sombra azul

baila engañosa entre la vegetación

que se derrumba con lentitud cinematográfica.

La madrugada ahonda en este lecho insomne

y todo mi cuerpo se contagia de la mortal respiración

nostálgica de la tierra.        

 

 

© fotografía 2007 Miguel Angel Latorre.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

14 comentarios

Luisa -

Te voy persiguiendo, M. Manuela.... estaba terminando de poner el último post y en el otro ordenador oigo el sonidito del correo...clunc, clunc... van llegando tus comentarios: yo voy contestándote.
Como casi todos, el poema y la imagen creo que te ha sugerido una situación más bien positiva. Curiosamente, sin embargo, cuando lo escribí hace mucho mis sensaciones no lo eran tanto. Pero es el lector el que hace al poema.
Un beso grande, maja.

M.M -

Ese punto de perfecta conexión con la naturaleza en el que respiran los árboles y la tierra mientras tú formas parte de ella.
Y esa rama, como queriendo beber la energía de la madre con pajita.

Luisa -

Bueno, vale, Tere, hija... ¡Que te ha "complacido muchísimo"! Vale. Un besote y limpia bien la "casa";) Buen fin de semana para vosotros también.

Teresa -

Que coño "complacido" que me ha gustao muchísimo!!!

Derrocha ternura y sensualidad.

un beso grande y buen finde

Luisa -

Tan cierta...jio. Cuando niños los terrores nocturnos infantiles podían llevarte a imaginar grandes historias. El punto de soledad antes del sueño tiene un tinte casi metafísico, ¿no? Como la misma vida... efectivamente.
Besotes.

Luisa -

Gracias, Teresa. Me gusta mucho que te haya "complacido". Es un texto antiguo, pero le tengo cariño.

Luisa -

¡Ahí va! No recordaba ahora el episodio Garcimarquiano. Tienes razón, Inma.

Muchas veces piensas ¿qué estará soñando, dónde andará? Y buscas el sueño que lentamente te acerca de nuevo al otro... (o no).

Luisa -

Este poema,Ybris, tiene ya unos años. Recuerdo que entonces mi mirada a través del sueño del otro tenía unos matices algo dramáticos. Hoy me acerco más a tu propuesta. Aunque siempre hay un componente de aislada soledad en ese silencio nocturno, cuando el otro duerme.

Luisa -

Sí Magda, la idea y sensación es algo similar a lo que propones. Hay un matiz de soledad, que quizás es muy personal, porque veo que los comentarios no van mucho por ahí. Pero para eso está el verso, para provocar en el lector sus propias emociones.
Un beso.

jio -

mortal respiración... tan cierto como el pulso de la vida...

Teresa -

simplemente precioso...

besicos

lamima -

Que hermosa imagen la de atravesar el verde campo de los sueños del otro mientras resuena el mar.
El hecho de observar a quien duerme a nuestro lado, como García Márquez en aquel avión...

Ybris -

Es encantador mirar al fondo de los sueños a través del silencio de quien duerme a nuestro lado.
Bella imagen la del verde que nos contagia la respiración de la tierra.

Besos

Magda -

¿Sería algo así como ir hacia los recuerdos cuando la madrugada se presenta y alguien duerme al lado? ¿cómo volar a través de sensaciones y pensamientos?

Un abrazo, Luisa.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres