Blogia
pandeoro

Poetizando - 32: Cuatro de la madrugada

Poetizando - 32: Cuatro de la madrugada

 

 

 

Cárdenas, maltratadas por la música,

las voces -atrapadas en la danza

geométrica de los cigarrillos.

Qué lascivia: el humo arrastrándose

de mesa en mesa, fantástico animal.

Afuera la avenida sobre la niebla escupe

serpientes amarillas. El temor

ha vencido, va llenando insolente

nuestros vasos vacíos.

Y poco a poco el paquete agotado

de tabaco se convierte en una obsesión.




          Para  MM, que lo está consiguiendo.




          El texto evoca viejos tiempos y la fotografía me parece tan bella como inquietante. Es de Graham Jeffery, un fotógrafo inglés que muestra en su fotoblog unas imágenes muy especiales, hermosas ciertamente, creo que muy trabajadas. En concreto ésta que pongo está dentro de una serie sobre el humo del tabaco y cuya factura explica el propio autor.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

14 comentarios

Luisa -

¡Enhorabuena, pues! Y no te preocupes, los post van cayendo para abajo y ¡es que no se llega, jolín!

M.M -

No tengo perdón!!!
Andaba por aquí volviendo al tajo de lectura de tus artes mudéjares y me encuentro esta maravilla...
Fantástico poema y gracias por la intención.
Sigo sin fumar y aunque sin grandes pruebas de fuego tengo al monstruo bajo control.

Luisa -

Magda, la batalla contra el tabaco es díficil. La mía duró años. Hasta que realmente no hay una motivación auténtica me parece que es muy díficil dejar el tabaco, por mucho que sepas que deberías hacerlo. ¡Así que a buscar esa motivación! No veas la de olores y sabores que ya ni recuerdas que volverías a encontrar...

Luisa -

Yo también lo creo, Jio, una página chula e interesante.

Luisa -

Gracias, Isabel. El otro día me había desaparecido tu última entrega -la había visto un rato antes y cuando fui a leerla, zas: me pasó lo mismo con el blog de Ybris-. Creo ya lo veo todo otra vez. No sé, cosas que los mortales no podemos entender. Un abrazo.

Emilio jio -

y el enlace sobre el humo también es muy chulo ;)

isabelbarcelo -

Un poema bellísimo, muy acertado ese paralelismo entre interior y exterior, niebla y humo. Saludos cordiales.

Magda -

¿Empujoncito, Luisa? Yo necesitaría más bien cien mil gruas ;)

Luisa -

Pensé lo de la música, Inma. Pero, hija, como blogia es tan tiquismiquis con la inclusión de códigos foráneos. A lo mejor intento completar el post. ¡El humo de los bares de hace años si que era humazo! A veces lo veías irse volviendo denso como una pesadilla. Pero también tenía su punto canalla... Besotes.

Luisa -

Ybris, hace ya bastante tiempo que dejé de fumar. Pero recuerdo bien las sensaciones de hipnotización en que a veces te podían sumir las evoluciones del humo del tabaco; la música de un local; la compañía buscada o deseada. Creo que todo ello también forma parte de un determinado tiempo de la vida. Y de la literatura, como le decía a Magda. El poema es de por aquel entonces.

No sé, ayer me pasaron cosas curiosas en la blogosfera; creo que ahora ya veo tu blog bien, pero ayer me había desparecido el último post; también me paso con "Mujeres de Roma" y "Durmiendo a mares". Bueno, misterios que no voy a profanar... Besos y gracias.

Luisa -

Gracias, Magda. Alguna vez hemos comentado acerca de "la cultura del tabaco": hay muchos recursos literarios con ella. Pero una cosa son los recursos literarios y otra la realidad de los cigarrillos y demás. Me parece que tú también necesitas un empujoncito, ¿no?;) Un beso, pues.

lamima -

Sugerente conjunto:me gusta eso del humo arrastrándose de mesa en mesa como un animal.
Si, con múscia sería perfecto.
Besos.

Ybris -

Hermoso poema.
Falta sólo, sobre la foto y el verso, la música que maltrataría las voces cárdenas.
Lascivia del humo que repta entre mesas.
Obsesión...
Me encanta.
Esperemos que MM resista a tanta tentación.

(Yo no observo nada raro en mi blog ni en blogger, pero sí noto que me desaparecen a veces comentarios que hago en el tuyo. Si quieres alguna entrada mía que te falte me lo dices y te la mando.)

Besos.

Magda -

Un poema precioso, Luisa, seguro será de gran ánimo.

Dejar de fumar es dificl, muy dificil, pero no imposible, y cuando se logra seguro que será uno de los triunfos que más causan felicidad.

Enhorabuena por este ir logrando.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres