Blogia
pandeoro

Las maravillas del mudéjar (IV): Zaragoza







 

 

 

          La Magdalena

 

         Para muchos zaragozanos es la de la iglesia de La Magdalena la torre mudéjar más hermosa y mejor proporcionada de la ciudad, especialmente después que recuperara, hace ya más de treinta años, su apariencia original de la mano del restaurador Iñiguez Almech, que la despojó de las remodelaciones a que fue sometida, como el resto del edificio, en época barroca, concretamente entre 1727 y 1730.

         Además de la torre, se modificó también el interior de la iglesia y se invirtió la orientación del templo, de tal manera que el ábside mudéjar se convirtió en el acceso al recinto, tal y como hoy todavía continúa. Cuando se construyó, la torre quedaba situada a los pies de la iglesia, mientras que el ábside casi se tocaba con el muro de cierre de la judería, enfrentado además con la Puerta de Valencia de la muralla romana.

         Al interior, los alarifes mudéjares plantearon en la primera mitad del siglo XIV un edificio de nave única, en tres tramos, y ábside poligonal de siete lados, sin contrafuertes.



 





          Por su parte, la torre, de planta cuadrada, se ciñe al modelo de los alminares almohades: dos torres, una envolviendo a la otra, y entre ambas las escaleras cubiertas mediante bóveda por aproximación de hiladas. La torre interior está dividida en estancias. Al exterior encontramos arcos mixtilíneos, ventanas abocinadas en arco de medio punto, paños de cruces de múltiples brazos formando rombos.

          En el muro del ábside, el perfil facetado de éste permite decoración con arcos mixtilíneos entrecruzados, ventanas en arco apuntado, y de nuevo las cruces de múltiples brazos en el alero del tejado.




 



           San Miguel de los Navarros


           La parroquia de San Miguel de los Navarros surge en el siglo XIII, en el sureste del caserío zaragozano, entre la muralla romana y el muro exterior, para acoger a la población de esta zona. Sin embargo, a diferencia de lo que había sucedido con San Pablo, no se planificó un barrio como tal, debido al carácter disperso de sus habitantes y a que este territorio estaba ocupado fundamentalmente por monasterios.

           La fábrica mudéjar de la iglesia de San Miguel de los Navarros data del siglo XIV. En concreto se sabe que la torre se construía en 1396. Durante el siglo XVI, el recinto debió sufrir algunas obras de modificación y consolidación, encomendadas a Gil Morlanes, hijo. En el siglo XVII, entre 1666 y 1669, el edificio fue reformado en profundidad, tanto en el interior como en el exterior. Mucho más el interior, que quedó totalmente transformado. En cambio, al exterior encontramos elementos característicos de la obra original, una construcción que fue de una sola nave, con ábside poligonal de cinco lados. Entre la decoración sobresale la de dicho ábside: cruces flordelisadas recruzadas y cruces de múltiples brazos formando rombos.





          La torre queda dividida en tres cuerpos. El primero, sin decoración. El segundo, ornamentado a base de arcos mixtilíneos entrecruzados y cruces de múltiples brazos de nuevo.

           El tercer cuerpo, el de campanas, está dividido a su vez en dos pisos: el inferior presenta un vano en arco apuntado, que alberga dos arcos gemelos, recuadrado por una faja de lazo de cuatro octogonal; el superior, tiene arcos lobulados entrecruzados y cruces de múltiples brazos. Fue roto para abrir vanos para campanas y se le sobrepuso además un chapitel de estilo dieciochesco, que se conserva en la actualidad.



© 2007 fotografías Miguel Angel Latorre.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Luisa -

Muchas gracias, Marta. Os conozco por el blog y por lo que me cuenta FErnando. Un placer y un honor recibiros. Vuestra página es muy encomiable y vuestro esfuerzo también. Un abrazo.

Marta -

Precioso blog. Ya nos lo habían dicho y tenían razón. Ufff, cuánto por leer tenemos. Vamos a empezar ya mismo.
Un saludo,
Entrenómadas

Luisa -

¡Qué suerte tienes, Teresa, con esa vista! Ya puedes decir que disfrutas de un privilegio. Algún día contaremos lo de "la casa"; será inevitable. Un besazo para ti y Manel.

Luisa -

¡Bonito nombre, sí señor, Magda!:) La iglesia le hace honor. Es una preciosidad, y está en un enclave de la ciudad con mucha solera.
Me alegro de que el post te haya gustado. Quizás intente preparar más cosas sobre arte.
Es verdad, Magda, muchas cosas de éstas anda por "Pan de oro". Un beso.

Luisa -

Te animo, Isabel, a dar una vuelta por Zaragoza, aunque ahora está todo un poco patas arriba, con todas las obras a realizar de cara a la Expo. Creo que en general Zaragoza se conoce mal, dentro y fuera. Seguramente es culpa nuestra.

Isabel a veces en la red ocurre cosas inexplicables de entrada. Me quedo muy extrañada de lo que me cuentas, porque tu página parece tener un montón de visitas constantemente. Espero que se arregle el asunto. No te desanimes, tus lectores somos fieles. Un abrazo.

Teresa -

¡Qué bonita es la torre de la magdalena! yo me siento privilegiada de poder verla todos los días, desde "nuestra" casa...

un beso grande!

Magda -

¡Que hermoso nombre tiene la iglesia, Luisa! :-), además de ser más hermosa y mejor proporcionada de la ciudad. Que hermosa debe de ser, y la(s) fotografía es excelente.

Tu post (buenísimo) de hoy me recuerda circunstancias que hay en 'Pan de oro'.


isabelbarcelo -

Está claro que tendré que ir a Zaragoza a ponerme al día de arte, a la vista de lo que nos ofreces. No conocía la existencia de ninguna de estas dos iglesias... Hay muchos tesoros desconocidos para mí. Gracias por tu anuncio en Literaturame. Como he dejado dicho en la respuesta a tu comentario en mi blog, de la noche a la mañana (del martes al miércoles pasados) he desaparecido prácticamente de google. No puedo explicarme aún qué ha pasado,pero mis entradas han bajado vertiginosamente... En fin, algo inexplicable e indignante. Bueno, que sepas que la segunda parte de la historia de Dido comenzará esta misma semana. ¡Sólo faltaba que nos hicieran desistir de seguir con esa aventura!. Besos.

Luisa -

Escápate en cuanto puedas. Llégate desde la calle Mayor despacito y ya verás qué impresión. Hay un episodio cortito del Pan de Oro que pasa en esta iglesia. Tenía que sacarla retratada. Besazos con nieve y sol, qué juerga...

lamima -

¡Cachis!, tendré que escaparme un día a la Magdalena para admirar esa torre.
Que ciegos vamos a veces por el mundo...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres